En este momento estás viendo Haptonomía

Haptonomía

Mamá y papá, ¿quieren conectar con su bebé antes de su nacimiento?, ¿quieren crear lazos desde el vientre de la madre para llevar un embarazo de forma armónica? … Haptonomía

Pues has llegado a la página correcta, aquí te cuento mi experiencia.

¿Quién lo realiza?

Los profesionales de la salud (médicos, ginecólogos, obstetras) o psicólogos clínicos que hayan sido formados a la haptonomía. 

En Francia, existe el CIRDH – Centre international de recherche et de développement de l’haptonomieque forma a diferentes profesionales en la haptonomía.

Yo vivo en París, así que pude ponerme en contacto con un terapeuta especializado en la haptonomía, en mi caso una psicóloga clínica, gracias al directorio de ex-alumnos.

 

Entiendo que en Perú no hay profesionales de la salud que realicen terapias de haptonomía, si conoces de alguno, por favor, compártelo con nosotras.

 

¿Cómo y cuándo se organizan las sesiones?

Las terapias de haptonomía se realizan durante el embarazo, normalmente a partir del cuarto mes, cuando la madre comienza a sentir los movimientos del bebé y éste puede responder los estímulos. La presencia del padre es un requisito indispensable al menos lo fué con mi terapeuta.Es recomendable continuar algunas sesiones después del nacimiento del bebé para reforzar la comunicación afectiva. Las sesiones por lo general son entre 7 y 9 con una duración de 45 minutos en promedio.

¿Qué es la haptonomía?

Es establecer una comunicación afectiva y protectora durante el periodo intrauterino entre el padre, la madre y el bebé.

 

La haptonomía es una de las mejores formas de integrar al padre en la etapa prenatal. Crea un vínculo entre la madre, el padre y el bebé antes del nacimiento, que se fortalece después del nacimiento. 

 

Si el padre está ausente, y es tu caso, déjame tus comentarios para poder hacer un post con ese tema.

¿Cómo fué mi experiencia?

 
Antes de mi embarazo había empezado a reconectarme conmigo misma, a buscar mi esencia y comenzar con la espiritualidad, en ese camino descubrí sobre la haptonomía y decidí experimentarla.

La presencia del padre era necesaria para realizar las terapias. En mi caso, tuve que convencer a mi esposo para que participe de las sesiones de haptonomía. A pesar de no creer en éstas terapias, acepto acompañarme a regaña dientes por mi insistencia. Él no creía que fuera posible comunicarse con el bebé desde el vientre. Solo asistió a 3 sesiones de un total de 7 sesiones prenatales, el resto lo realizamos nosotros mismos en casa. Entonces, voy a dividir mi experiencia en dos partes, la primera con el terapeuta y la segunda nosotros mismos en casa.

Sesiones con la terapeuta

Las sesiones con el terapeuta fueron difíciles para mi porque tienes que estar concentrada. Si bien había trabajado con la sofrología, yoga, me resultó difícil de poder llegar a crear el contacto racional con bebé durante las sesiones con el terapeuta.

El terapeuta instala una esfera de confianza durante la primera sesión, ya que es vital para el éxito de las sesiones de haptonomía. El terapeuta te guía durante toda la sesión por medio de la palabra y el contacto físico. 

En mi mente sentía que me estaba comunicando con mi bebé pero durante las 3 sesiones, cuando tenía de 6 meses, no sentía ningún movimiento o respuesta por parte de mi bebé. Imagino que algunas mujeres tienen mucha más sensibilidad y que a ellas le resultará mucho más fácil sentir los movimientos de sus bebé. En una de mis consultas de ecografía ví como mi bebé se movía pero yo no sentía nada.

Al salir de la terapia me sentía:

  • Contenta, porque en mi mente había imaginado que sí me había comunicado con mi bebé,
  • un poco frustrada porque no sentía la respuesta física y mi mente lógica me hacía pensar que probablemente era solo mi imaginación. Quizá el deseo de lograr una respuesta física de parte de li bebé me hacían imaginar que realmente estaba logrando un vínculo con mi bebe. El pragmatismo de mi esposo no fué de gran ayuda, era como el pepe grillo que no me dejaba soñar que si estábamos estableciendo un contacto real con nuestro bebé.

A mi esposo le pareció que todo era una farsa, una sacadera de plata, y lógicamente parecía tener razón así que con el dolor de mi corazón y sobre todo con una inmensa frustración acepté que mi esposo no quería continuar las sesiones. El aceptar la negación de mi esposo también era aceptar que no podía realmente crear el vínculo con mi bebé.

Anulé mis sesiones, y mi terapeuta me dijo que estaba en un buen camino y que si el Papá se niega, no se le podía obligar (no olvidemos que mi esposo venia obligado a la sesión).

Después de unos momentos de reflexión, decidí hacerlo yo misma en casa.

Sesiones en casa, nosotros solos

Seguí con la dinámica aprendida, aún no sentía los movimientos de bebé, de hecho empecé a sentirlos bastante tarde.

La dinámica lo hacia de manera rigurosa los fines de semana, y mi esposo no participaba de manera espontánea, pero al verme intentarlo tantas veces que aceptaba a regañadientes a participar. Ojo que acepté anular las sesiones porque lo íbamos a realizar en casa juntos.

Para mi esposo no era algo natural de hablar con el bebé durante el periodo intrauterino, de hecho para mi también era algo raro.

Así es como llegamos a realizar nuestras sesiones de haptonomía a nuestro modo, yo sentía que mi esposo lo había tomado como juego – ok, participo pero después me dejas tranquilo viendo mi serie – un acuerdo que nos convenía.

Hasta que al fin pude sentir a mi bebé, y fue increíble como cuando le pedía que vaya hacia mi mano que se encontraba sobre mi vientre y mágicamente mi bebé se dirigida hacia él.

Con mi esposo era la misma dinámica, cuando le pedía a bebé iba hacia donde estaba su mano.

La verdad es una sensación extraordinaria de saber que el bebé entiende lo que tu dices y que no son movimientos involuntarios o de suerte.

Hicimos varias pruebas y todas las respuestas eran en coherencia con la pregunta.

Teniendo una respuesta ya era algo concreto, pasó de la imaginación del deseo de crear el vínculo a realmente establecer ese vínculo preciado con nuestro bebé.

¿Qué aprendí?

A trabajar mi mente, a sentir diferente, estar más a la escucha de mi bebé.

La sofrología y yoga se centra en uno mismo, y creo que fue en mi caso importante haberlo trabajado/practicado antes de mi embarazo.

El trabajo mental que hice con la haptonomía también me ayudó con la reeducación périnéal. Sii quieres que te cuente mi experiencia sobre ese tema, no dudes en pedírmelo en comentarios.

¿Volverías a hacer la haptonomía?

Si, definitivamente, como mi experiencia fué cortada, me encantaría volver a hacer la haptonomía si tuviera un segundo embarazo. Pero en estos momentos de crisis sanitaria, creo que un embarazo durante el COVID 19, puede ser más estresante de lo que ya es. Ahora ¿cómo convencer a mi esposo? si tienes algunas consejos de persuasión, aconséjame en los comentarios, que gustosa lo pondré en práctica desde ya!.

Creo que trabajar lo con una terapeuta es importante, para guiarte, creo que si no hubiera realizado las sesiones hubiera sido mucho más difícil para mi.

¿Qué hacer si no hay un terapeuta en mi ciudad?

Se que en Lima – Perú, todavía no existe este tipo de terapeutas. Pero pueden empezar a trabajar también con yoga prenatal que se centra en uno mismo. De ahí tratar de relajarse y buscar en su mente el contacto con bebé, primero madre y después el papá, respetando los momentos privilegiados de cada uno.

¿Te ayudó en la paternidad este contacto intrauterino?

A ciencia cierta no puedo decir si me ayudó o no, pero yo sentí que mi bebé nacida me entendía, es una sensación difícil de explicar. También me ayudó a sentirme en confianza de contarle lo que va a pasar, cuando vamos al médico mi bebé pocas veces a llorado, porque la preparo, le explico a dónde vamos, por qué vamos, y lo que va a pasar. He notado que cuando me olvido de explicarle a dónde vamos a ir, siento que está inquieta.

Desde mi punto de vista, tenemos una buena comunicación/conexión. 

Si tienes alguna pregunta déjame un comentario que gustosa responderé.

Sígueme en mis redes sociales @mami.estelar en Instagram y Facebook, sé parte de la comunidad, y suscríbete al boletín !

mami.estelar

Mamá amante de la naturaleza

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. mami.estelar

    Hola, no dudes en compartir con nosotros todas tus inquiétudes.

  2. Freddy

    Interesante, con mi enana hicimos algo parecido desde el embarazo le poníamos música y ahora la música que se le puso cuando estuvo en la barrida de mamá ahora la relaciona con la actualidas

    1. Lisrove253

      Hola Fredy, si, en la espiritualidad dicen que tenemos memoria incluso 3 meses antes de Concepción, y has podido confirmar que tu bebé tiene memoria de su periodo intrauterino.
      Té contaré que mi amiga durante casi todo el periodo de embarazo pasamos mucho tiempo juntas. Antes que su bebé naciera me mudé de ciudad y la pude ver a pocas veces con su bebé, pero mágicamente bebé aceptaba mi compañía más no de otras personas. Llegué a la conclusión que reconocía mi timbre de voz!

Deja una respuesta